EL EJERCICIO FÍSICO DURANTE EL EMBARAZO

Actualizado 27 de marzo, 2017

Un artículo publicado en el JAMA resume las conclusiones del American Congress of Obstetrics and Gynecology respecto al ejercicio físico durante el embarazo. Reconociendo que la vida sedentaria es un factor de riesgo significativo para las mujeres, los autores enumeran las ventajas de la actividad física durante el embarazo, tomando en cuenta los resultados obtenidos hasta la fecha. Es así que el ejercicio aeróbico o entrenamiento de fuerza comenzados durante el primer trimestre en mujeres sanas con  embarazos sin complicaciones y practicado 3-4 veces por semana no está asociado a una finalización temprana del embarazo. Además no es contraproducente el ejercicio en mujeres embarazadas sedentarias; más aún consideran que el embarazo sería una condición ideal para iniciarlo. Por otro lado, la actividad física está indicada en mujeres con factores de riego como hipertensión crónica, diabetes gestacional y sobrepeso y obesidad.  Por otro lado el ejercicio físico realizado en el embarazo está asociado a un menor riesgo de macrosomía, diabetes gestacional, preeclampsia,  parto por cesárea y dolor pélvico bajo. Los estudios no muestran un beneficio de pilates y yoga aunque está última disciplina  puede ser útil para mejorar la salud mental y disminuir el dolor.  Un elevado peso materno se asocia a una mayor transmisión intergeneracional de obesidad y por esto el embarazo se ha convertido en un factor importante que contribuye a la epidemia de obesidad mundial relacionada a múltiples comorbilidades. De allí la utilidad de la actividad física durante el embarazo.

Perales M, Artal R, Lucia A. Exercise During Pregnancy. JAMA 2017 ;317:1113-4.

----------------